¿Cuándo prescriben las deudas con Hacienda?

¿Cuándo prescriben las deudas con Hacienda?

Alguna vez te has preguntado ¿Cuándo prescriben las deudas con Hacienda y hasta cuándo Hacienda te puede reclamar un pago? La prescripción de las deudas con Hacienda se rige por lo establecido en la Ley General Tributaria. Según esta normativa, el plazo de prescripción es de cuatro años. Este periodo comienza a contar desde el día siguiente a aquel en que finaliza el plazo reglamentario para presentar la correspondiente declaración o autoliquidación.

Por ejemplo, si una persona no presenta su declaración de la renta en el plazo establecido, el plazo de prescripción de esa deuda con Hacienda comienza a contar a partir del día siguiente al término de dicho plazo. Es importante destacar que diferentes tipos de deudas y situaciones pueden tener particularidades específicas en cuanto a la aplicación de estos plazos.

Interrupción de la prescripción

Existen situaciones que interrumpen el plazo de prescripción de las deudas con Hacienda, reiniciándolo desde cero. Estas incluyen:

  • Actuaciones de la Administración: Cualquier acción administrativa realizada con conocimiento formal del deudor, encaminada a la liquidación o cobro de la deuda.
  • Reclamaciones y recursos: La presentación de reclamaciones o recursos de cualquier clase.
  • Solicitud de aplazamiento o fraccionamiento: Cuando el deudor solicita un aplazamiento o fraccionamiento del pago.
  • Declaración de concurso: Si el deudor entra en un proceso concursal.

 

Cada una de estas acciones interrumpe el plazo y lo reinicia, proporcionando a Hacienda más tiempo para gestionar la deuda. Recuerda que estamos hablando, en cualquier caso, de un aplazamiento y no de una suspensión del pago.

¿Hasta Cuándo me Puede Reclamar un Pago Hacienda?

Hacienda puede reclamar el pago de una deuda tributaria hasta que esta prescriba, es decir, durante los cuatro años siguientes al momento en que se generó la obligación de pago o al término del plazo para presentar la declaración correspondiente. Durante este periodo, Hacienda puede iniciar procedimientos de comprobación, reclamación y sanción si corresponde.

¿Qué Sucede una vez Prescrita la Deuda?

Una vez transcurrido el plazo de prescripción sin que se haya interrumpido, la deuda se considera prescrita y Hacienda ya no puede exigir su pago. Es fundamental que el contribuyente esté seguro de que la prescripción se ha cumplido efectivamente, considerando posibles interrupciones del plazo.

Importancia de una asesoría legal y fiscal de confianza

Dado que las normativas fiscales pueden ser complejas y cambiantes, es recomendable contar con asesoría legal y fiscal para manejar adecuadamente estas situaciones. Un equipo de asesores como los de Taxa Asesores puede ayudarte a entender los plazos específicos aplicables a cada caso y a determinar si una deuda ha prescrito o no.

La prescripción de las deudas con Hacienda es un tema crucial en la gestión fiscal de cualquier contribuyente. Entender los plazos y las condiciones que afectan la prescripción es esencial para evitar sorpresas desagradables y para manejar de manera informada nuestras obligaciones fiscales. Recordemos que, en caso de duda, siempre es aconsejable consultar a un profesional especializado en la materia. ¿Hablamos?

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.